Print this page

¿Qué necesitan los equipos remotos para su bienestar psicológico?

Partiendo de los resultados de nuestro estudio con más de 7600 teletrabajadores, esta guía muestra porqué es importante atender a las necesidades de tu equipo remoto o híbrido en términos de bienestar psicológico, los beneficios de tratarlo adecuadamente y algunos caminos posibles de solución que puedes implementar en tu empresa.

Las empresas son cada vez más conscientes de la importancia de atender al bienestar psicológico de sus equipos de trabajo. Y a raíz de los efectos de la pandemia, ahora reconocen aún más el desafío que representa el cuidado del bienestar en el trabajo, al contar con equipos 100% remotos o híbridos.
Contar con información sobre las necesidades de los equipos para su bienestar psicológico es clave para poder construir y mantener unos niveles óptimos de bienestar en el trabajo, lo que se traduce en unos equipos sanos, motivados y altamente eficientes y productivos.

¿Por qué atender al bienestar mental y emocional de tus trabajadores?

Reconocer que las personas son el motor fundamental que mueve nuestras organizaciones, ha sido una de las premisas que ha impulsado el trabajo de los departamentos de Recursos Humanos y que líderes de proyectos, gerentes y CEOs tienen en mente para gestionar los procesos propios de sus respectivos campos de experticia y acción.  

La pandemia del Covid-19 supuso un hito que nos ha llevado a interesarnos por el cuidado mental y emocional de nuestros equipos. Asimismo, hemos buscado comprensiones más holísticas e integradoras de lo que afecta la salud mental de nuestros empleados, en las cuales emergen dos aspectos esenciales:

  • Relaciones y procesos propios del entorno laboral.
  • Otras relaciones y contextos significativos en la vida de las personas. 

Todo ello puede influir en la relación del empleado con su trabajo y tener un impacto directo o indirecto en la misma dinámica de las compañías y la productividad de los negocios. 

El lado esperanzador frente a estos retos se encuentra en que, no solamente es posible abordar el malestar mental y emocional de nuestros equipos, sino que las empresas que lo hacen mejoran su rendimiento.

  • La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que los trastornos por depresión y ansiedad cuestan a la economía mundial US$ 1 billón anual en pérdida de productividad.
  • Según la Oxford University’s Saïd Business School la productividad aumenta un 13% en los trabajadores felices.
  • La OMS afirma que, por cada dólar que se invierte en la salud mental de los empleados, se obtiene un rendimiento de US$ 4 en mejora de la salud y la productividad.
Lo que deberías conocer sobre el bienestar psicológico de tu equipo

En nuestra experiencia trabajando con empresas en el ámbito del bienestar mental y emocional hemos identificado que:

  • Las empresas suelen hacer grandes inversiones en programas de formación y bienestar prefabricados. Al término de estos, tanto directivos como empleados, se quedan con la sensación de que el impacto de dichas acciones ha sido bajo.
  • No existen fórmulas comunes de solución. Las particularidades de cada entorno laboral, de los contextos culturales y la misma trayectoria vital de los empleados, configuran el entramado de las necesidades a atender en este campo.
  • Los problemas en el campo del bienestar mental y emocional tienden a esconderse o mimetizarse en los entornos laborales. Esto ocurre porque suele predominar una alta deseabilidad social que favorece que los empleados asuman una actitud proclive a “mantener el tipo” y guardar las apariencias. 
  • La falta de motivación, la irritabilidad, el bajo desempeño, la falta de concentración y otros indicadores que parecen superficiales, pueden ser solamente la punta del iceberg. En otras palabras, estas emociones no son sino la cara visible, de problemas más profundos a nivel individual, pero también de las relaciones entre las personas del equipo.

Por lo tanto, emprender la tarea de identificar las necesidades de nuestros empleados en términos de bienestar mental y emocional, es un paso indispensable para: 

  1. Implementar las soluciones más coherentes y pertinentes para abordar los problemas de nuestros equipos de trabajo.
  2. Gestionar el tipo de cambios que pueden llevarnos a recuperar y mejorar los niveles de productividad deseados.
Necesidades de los equipos remotos en bienestar mental y emocional ¹

En el mes de mayo de 2021 realizamos una encuesta para identificar algunas de las necesidades en bienestar mental y emocional de CEOs, Directivos y Empleados de empresas que trabajan de forma remota o combinada. 
Uno de los primeros aspectos que llamó nuestra atención fue el grado de coordinación entre las percepciones de CEOs y Directores de RR.HH. con las respuestas de los empleados. Estos coinciden en señalar las mismas dimensiones como problemáticas, aunque varían relativamente en la frecuencia con la que las señalan. 
A continuación presentamos los resultados y reflexiones que se desprenden del análisis de los ejes evaluados:

Gestión de emociones

Los CEOs y Directores de RR.HH., son más propensos a reconocer que han manifestado las emociones que se muestran en el gráfico 1. Excepto la tristeza, todas se ubican por encima de un 20% de frecuencia y destacan la desesperanza, la ansiedad, aislamiento e irritabilidad con niveles cercanos o superiores al 30%.


¹ La encuesta fue diligenciada por un total de 7681 personas en los 10 días que estuvo disponible en línea. Para nuestro análisis, seleccionamos una muestra aleatoria de 200 respuestas de CEOs y Directivos y 600 empleados, para un total de 800 respuestas.

Gestion de emociones

Gráfico 1: Necesidades en bienestar mental y emocional - Gestión de emociones.
Fuente: Elaboración propia.

Por su parte, los empleados destacan el estrés y la ansiedad como las emociones más prevalentes en el último año, situándose las demás por debajo del 20% en términos de frecuencia, si bien el aislamiento y la irritabilidad alcanzan niveles significativos.
Consideramos que la manera en que gestionamos nuestras emociones tiene efectos importantes en nuestras actividades y relaciones cotidianas. También que aquello que nos afecta en un contexto, puede tener repercusiones en otras esferas de nuestra vida.
Ninguna emoción es, en sí misma, positiva o negativa, pero culturalmente hemos aprendido a ignorar o luchar contra las emociones displacenteras o a explotar con ellas, careciendo de los recursos que nos ayuden a gestionarlas.
Por estos motivos, reconocer la prevalencia de estas emociones en nuestros equipos de trabajo debería constituir una alerta sobre la calidad de su bienestar mental y emocional. Este fue el único eje de la encuesta en el que no hubo un porcentaje significativo de personas que dejara de sentirse identificada con alguna de las emociones evaluadas.
Concretamente, la triada estrés, ansiedad e irritabilidad hace parte del conjunto de síntomas presentes en los cuadros de síndrome de Burnout. Esta condición se está convirtiendo en una de las características más significativas del impacto generado por la pandemia sobre la economía mundial, sobre todo entre CEOs y directivos, que se ven casi obligados a sobre funcionar para sacar adelante sus empresas.

Productividad y desempeño

Lo que veíamos en el anterior eje respecto al Burnout, parece correlacionar con la respuesta afirmativa que muchos CEOs y Directivos dan a la pregunta por la dimensión “estar quemado” de este eje de productividad y desempeño y que se sitúa por encima del 20%.

 Productividad y desempeño

Gráfico 2: Necesidades en bienestar mental y emocional - Productividad y desempeño.
Fuente: Elaboración propia.

En este mismo eje, encontramos que la disposición/actitud para la atención al cliente y la conciliación entre el trabajo y la vida personal son igualmente señalados por CEOs, Directivos y Empleados como dificultades recurrentes de este último año. 
Claramente, la conciliación laboral ha emergido como uno de los temas “de moda” dentro de la oferta de servicios en bienestar mental y emocional, particularmente la conciliación entre el trabajo y la crianza de los hijos. Era urgente resolver el hecho de que ambos estuvieran teniendo lugar dentro del mismo espacio físico del hogar para poder garantizar una crianza responsable, el cumplimiento de las metas laborales y el bienestar mental del empleado. 
En contraste, resulta particularmente preocupante que el bajo rendimiento y la desmotivación tengan tan alta prevalencia entre los empleados, al ser dos aspectos que suelen estar estrechamente vinculados a la productividad en las empresas. 
En nuestra experiencia, hemos reconocido que estas sensaciones y actitudes tienden a mantenerse de manera prolongada, incluso después de que ha pasado una crisis. En ese contexto diseñamos Reverdeciendo, que es una estrategia corta de trabajo con equipos remotos que busca reactivar el optimismo, incrementar la motivación y mejorar el rendimiento.  
Pero no todo son malas noticias. En el eje de la productividad encontramos que, contrario a lo que parece ser tendencia en términos de las preocupaciones por la gestión de los procesos, las modalidades combinadas o la alternancia no parecen suponer un reto para el bienestar mental y emocional.  
Por otro lado, al parecer ha quedado atrás la sensación de estar siempre conectado que tantos empleados manifestaban al inicio de la pandemia, en lo cual ha jugado un rol considerable la introducción de las modalidades combinadas o en alternancia para el trabajo remoto y la misma apertura gradual de los espacios de ocio y entretenimiento, que han reactivado la vida social.

Relaciones interpersonales

Las dimensiones que mejor fueron evaluadas por los encuestados fueron las correspondientes a este eje, donde tanto empleados (17%) como CEOs y Directivos (18,8%) coinciden en señalar que los problemas se encuentran especialmente en las relaciones entre pares, situándose las otras dimensiones en niveles inferiores al 1%.
Un poco de tensión y sana competencia entre pares no suele venir mal a las empresas, pero estos niveles podrían ser indicativos de la necesidad de proponer acciones en este aspecto. Por otro lado, valdría la pena echar mano de la buena evaluación que todos hacen sobre las relaciones entre directivos, y entre estos y sus subordinados, pues podrían ser un recurso dentro de las empresas.

Habilidades blandas

Algo similar a lo que ocurre en el anterior eje se podría decir de las habilidades blandas, donde el liderazgo, la adaptación a los cambios y el trabajo en equipo destacan como competencias en las cuales no hay problemas percibidos, pudiendo interpretarse como los recursos más fuertes de las organizaciones para los encuestados.
Sin embargo, la gestión del tiempo es vista como problemática por al menos el 25% de los actores de la organización y, entre los empleados, la comunicación ocupa una frecuencia similar.
Comprendemos las habilidades blandas como el ABC de los entornos laborales. Son ese tipo de competencias que se constituyen en pilares del modo en que abarcamos las tareas y procesos propios del trabajo. Si estas no van bien, los procesos más complejos y dependientes del saber profesional pueden verse también afectados y por ello conviene atenderlas.

Habilidades blandas

Gráfico 3: Necesidades en bienestar mental y emocional - Habilidades blandas.
Fuente: Elaboración propia.

Identidad corporativa

En este último eje encontramos que una de las dimensiones que más ha puesto en riesgo este aspecto central para las empresas durante el último año ha sido la incertidumbre laboral. Esto no es una sorpresa dado el contexto que tenemos por la situación actual.
El estancamiento laboral no fue una preocupación especial para los encuestados en el último año y nos arriesgamos a aventurar una posible explicación: en medio de un contexto de alta incertidumbre laboral, suele importar más la estabilidad en el trabajo que las mismas posibilidades de crecimiento y ascenso.
Está claro que el sentimiento de compromiso, pertenencia, el espíritu de equipo y la misma productividad de los empleados baja en medio de contextos cargados de este tipo de incertidumbre, lo cual no es una muy buena combinación en términos de identidad corporativa.

Identidad corporativa

Gráfico 4: Necesidades en bienestar mental y emocional - Identidad corporativa.
Fuente: Elaboración propia.

¿Qué puedo hacer para cuidar del bienestar psicológico de mi equipo?
  • Siguiendo al terapeuta Gianfranco Cecchin, reconocer la parte de responsabilidad que a cada uno nos corresponde sobre aquello que queremos cambiar es un primer paso. En ese sentido, conviene que las empresas se hagan cargo del bienestar mental y emocional del teletrabajador como parte de su responsabilidad y compromiso adquirido con sus equipos.
  • Interésate por el estado de ánimo de tus empleados, especialmente en conversaciones 1 a 1 y, sobre todo... procura mantenerlo casual, aunque serio. La idea es transmitir seguridad y confianza, en un ambiente libre de represalias. 
  • Aprovecha estas conversaciones para preguntar por las soluciones intentadas por los miembros de tu equipo. Además, no hace daño si intercambias comentarios y experiencias, propias o ajenas, que pueden ser útiles para abordar la situación. 
  • Favorece espacios de encuentro grupal, tanto para trabajar en equipo como para tener un momento distendido de intercambio. Los teletrabajadores suelen echar de menos la potencia sanadora del contacto informal con sus compañeros de trabajo.
  • Este tipo de acciones cotidianas pueden darte pistas sobre la necesidad de emprender acciones más globales. Quizá haga falta buscar acompañamiento profesional para intervenir sobre el bienestar mental y emocional de tu equipo.
  • Es indispensable que, con cierta frecuencia, las empresas emprendan la tarea de hacer ejercicios rigurosos de evaluación de las necesidades asociadas al bienestar psicológico de sus equipos.
  • Las alternativas de intervención deberían tener sentido para los miembros del equipo. Procura involucrarlos en las decisiones sobre qué hacer, cómo y cuándo hacerlo, quiénes van a participar, entre otras que sean susceptibles de ser consensuadas.  
  • Ten presente que el compromiso de las personas del equipo con su propio bienestar mental y emocional aumenta cuando le ven sentido a trabajar sobre este aspecto. Puedes probar con mensajes breves, un par de veces al mes, para ganar conciencia sobre el tema.
  • Hay procesos rigurosos, eficientes y abarcadores, como los que realizamos desde MVT con Ante el espejo, que contemplan el reconocimiento de necesidades, el compromiso y empoderamiento del equipo, el diseño conjunto de soluciones y la implementación de las mismas. 
  • No subestimar la importancia que tienen los problemas en otros contextos o esferas vitales para la vida del teletrabajador y el impacto que pueden generar en los mismos procesos de la empresa. En ese sentido, apuntar a soluciones tanto individuales como grupales puede ser la mejor vía de acción.  
  • Recomendamos mirar este conjunto de pautas o consejos como algo cotidiano, más que puntual. La idea es pensar que siempre nos encontramos haciendo seguimiento, pues el bienestar psicológico de las personas es cambiante. 

Es claro para nosotros que hay muchos caminos por explorar juntos y que la creatividad para cuidar del bienestar psicológico de nuestros equipos es un recurso inagotable. 

Desde Managing Virtual Teams seguiremos generando conocimiento y propuestas que aporten valor a los procesos de tu empresa. Nuestra red de psicólogos expertos continúa comprometida con el Bienestar mental y emocional de tu equipo.